La Hermandad del Santo Vía Crucis ha culminado la tramitación de sus nuevos estatutos, ratificados por el Arzobispado de Granada y firmados ante notario, y la posterior inscripción en el Registro de Entidades Religiosas dependiente del Ministerio de la Presidencia. Un proceso de obligado cumplimiento que confiere a la cofradía, a partir de ahora en adelante, de personalidad jurídica eclesiástica -que ya la tenía- y civil.

Fue en noviembre de 2016 cuando la Junta de Gobierno presidida por Salvador Garzón presentó el proyecto de estatutos al Cabildo de hermanos y desde entonces se han sucedido los pasos perceptivos para completar todo el proceso.

Los nuevos estatutos recogen destacadas innovaciones respecto a los anteriores, caso de la incorporación del título de Ilustre, como vínculo manifiesto con la institución que desde hace casi dos décadas es hermana mayor honoraria de la Hermandad, el Ilustre Colegio Farmacéutico de Granada. Además, figura ya la advocación de Nuestra Señora de los Favores, que ya reza oficialmente como titular de Gloria de la corporación albaicinera.

Asimismo, se ha actualizado el escudo de la Hermandad al añadir al que ya existía los tres clavos, que desaparecieron del original, y el águila de San Juan para incidir en la relación tan estrecha que la cofradía mantiene con la iglesia de San Juan de los Reyes desde que en 1989 la asumió como sede.

“A pesar de las circunstancias impuestas por el Covid-19, la Hermandad sigue trabajando a nivel interno, cumpliendo con todos los protocolos anunciados por las autoridades sanitarias y la máxima cautela posible”, ha dicho Vicente Gomariz, actual hermano mayor, que ha subrayado que este trámite es una “buena noticia porque damos un paso más en la normalización y adecuación de la Hermandad a la vida interna, social y jurídica”.