Saludo del hermano mayor

Esta ventana al mundo que ofrece la Real e Ilustre Hermandad del Santo Vía Crucis de Granada en Internet evidencia el potencial que ofrecen las nuevas tecnologías a instituciones centenarias como ésta. Ser la decana de la Semana Santa de la ciudad de la Alhambra no está reñido con ser pioneros y estar a la vanguardia. La clave del éxito reside en saber de dónde venimos y hacia dónde queremos ir.

Desde su fundación allá por 1917, la cofradía no ha perdido de vista esa doble vertiente para no perder su esencia y adaptarse a los nuevos tiempos. Ha explorado todos los caminos posibles para continuar, acentuar y dar visibilidad a su actividad y fines. En la actualidad, es mucho más que eso.

Es una organización religiosa que, con el paso de los años, no sin esfuerza y entrega por parte de sus integrantes, ha adquirido una serie de compromisos que trascienden a distintos ámbitos. Caso del terreno social, patrimonial y cultural con sonados hitos alcanzados a lo largo de su existencia.

Hablar de la Hermandad del Santo Vía Crucis es hacerlo del impulso a las primeras Cáritas Parroquiales promovidas por una cofradía, en el caso de la iglesia de San Pedro y San Pablo, en la demarcación del Bajo Albaicín. Un proyecto que continúa vigente gracias al trabajo conjunto de esta Hermandad con el resto de cofradías que pertenecen a la parroquia.

En el campo de lo social, destaca por haber promovido talleres multisensoriales para acercar la Semana Santa y la cofradía, en particular, a personas invidentes o visibilidad reducida, así como el respaldo al colectivo de jóvenes con autismo, para que las composiciones musicales que acompañan a los pasos de Jesús de la Amargura y Nuestra Señora de los Reyes en la calle, no sean un problema para este sector de la sociedad.

Dentro del campo cultural y patrimonial, la cofradía ha conseguido recuperar para la ciudad un templo del significado y valía arquitectónica de San Juan de los Reyes. Una labor cargada de iniciativas y reivindicaciones, iniciada en 1989 por parte de la Hermandad, que culminó en 2007 con la restauración y apertura de la iglesia.

Desde entonces, San Juan de los Reyes se ha convertido en un referente de la Iglesia y del patrimonio histórico-artístico en el barrio declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, gracias a la corresponsabilidad ejercida por la cofradía en cuanto al mantenimiento, cuidado y celebración de actividades cultuales y culturales. Un reclamo de primer nivel que, hoy en día, persigue la dinamización del privilegiado entorno en el que se encuentra.

Aparejado a ese objetivo cabe destacar los avances que se han dado en el inmueble que sirve de Casa de Hermandad, cedido en usufructo por la comunidad de religiosas de la Presentación de María de Granada.

Un espacio de encuentro y que desde el comienzo de la década de los noventa del pasado siglo no ha dejado de evolucionar hasta conseguir la imagen que en la actualidad presenta. Unas instalaciones funcionales que, al mismo tiempo, ofrecen un carácter expositivo y museístico con el patrimonio pasado y presente de la Hermandad.

Esa ingente labor se ha compatibilizado con avances humanos y materiales hasta lograr lo que hoy conocemos como Hermandad del Santo Vía Crucis. También con la apuesta con este escaparate al mundo.